Jue. Oct 21st, 2021

Si bien las negociaciones entre gobiernos y laboratorios continúan siendo complejas, los primeros traspiés están dando lugar a cambios y reformulaciones. Colaboración en la producción y nuevas prioridades en el suministro.

Los anuncios no parecen ser suficientes. La pregunta ya no es si llegan, sino cuando y en que cantidad. Sin embargo, el velo está comenzando a levantarse entre contratos, acuerdos y nuevos desarrollos para establecer alguna proyección más optimista acerca de la disponibilidad de vacunas para el año en curso.

Remontándose a 2020, inicios de la pandemia, después de la guerra de los barbijos y la escasez de kits de testeos de coronavirus en todo el mundo, una estrategia común fue absolutamente necesaria para eludir las políticas nacionalistas o alejarse de acuerdos sobre la base única de los beneficios comerciales.

La presión de los gobiernos y organismos multilaterales, a pesar de la descoordinación inicial, están introduciendo cambios en el suministro de materias primas y la disposición de nuevas líneas de producción, combinación que pueden cambiar las reglas de juego en el stock de vacunas.

Maximizar la capacidad de fabricación a corto plazo es el discurso que se repite tras las últimas reuniones entre líderes mundiales y ejecutivos de las farmacéuticas. Las autoridades y los principales actores medicinales, incluidos los laboratorios fabricantes, han provocado una explosión de anuncios.

Representantes de BioNTech, Pfizer, Moderna y AstraZeneca, pero también de Curevac, Janssen, Valneva y Novavax, algunas empresas con vacunas aún no autorizadas, han ofrecido grandes novedades. Los subcontratistas farmacéuticos Bayer, Delpharm, Recipharm, Fareva, Cenexi, Unither, los laboratorios Sanofi, GSK, Ipsen, Eli Lilly, Regeneron / Roche, Celltrion y Merck también participan en diversas discusiones, así como los laboratorios veterinarios Boehringer Ingelheim, Virbac y Ceva, buscan garantizar vacunas para todos.

Encontrar todas las soluciones posibles

Apremiados por el fiasco inicial en las campañas de vacunación, las autoridades europeas encabezaron en las últimas horas negociaciones para alcanzar una respuesta multilateral al problema. Incluso la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, aclara el camino para desviarse de soluciones unilaterales. Una respuesta uniforme de los países desarrollados, tienen un correlato en la capacidad de abastecimiento global.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés Emmanuel Macron, establecieron, a partir de dos cumbres sobre vacunas, un marco para elaborar un inventario de la capacidad de producción a nivel nacional, continental y mundial. Llamar a maximizar capacidades en el corto plazo para “incrementarla rápida y significativamente”, puede tener un impacto a nivel global, destacan los expertos de la OMS.

El desafío mundial es, en particular, acortar las transferencias de tecnología, que generalmente tardan más de 18 meses en completarse, para reducirlas a unos pocos meses, con el fin de vacunar a todos lo antes posible. Esto es, laboratorios con desarrollos aprobados y otros cercanos, alcancen acuerdos de coproducción con otras farmacéuticas, ceder conocimientos o activos científicos, y multiplicar capacidades de fabricación.

Las autoridades entienden que no hay países que se salven individualmente. Una administración descoordinada, desequilibrada o insuficiente en el mundo, permite al Sars-Cov-2 desarrollar variantes mas virulentas y peligrosas que salten la barrera de inmunización que otorgan las vacunas actuales.

“Creemos que se necesita entre un 60% y un 70% de la población inmunizada para romper la cadena de transmisión”, explicaba la jefa científica de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Soumya Swaminathan, para comprender el desafío que tienen las vacunas y su distribución.

Dos mil millones de ampollas

La candidata del dúo germano-estadounidense BioNTech-Pfizer, la primera en lograr una aprobación sobre los finales de 2020, quiere aumentar su capacidad de producción en más de un 50% en 2021, en comparación con lo planeado hasta ahora, llegando a los 2.000 millones de dosis.

Así lo anunció la casa alemana en Mainz. Hasta ahora, la compañía había planeado 1.300 millones de dosis. “Estamos en camino de ampliar las capacidades de producción”, dijo el grupo.

Vacunas nuevas que sumarán

Mientras el mundo pone a prueba toda la capacidad industrial, el gigante alemán Bayer también anunció que ayudará a la biotecnológica CureVac, también germana, para producir su vacuna. Esa alianza viene a reforzar la firmada entre las dos empresas el mes pasado, cuando Bayer asumió que ayudaría en los ensayos y distribución del producto.

“Estamos planeando agregar 160 millones de dosis adicionales de la vacuna CureVac en 2022 para expandir aún más su red de suministro y capacidad general utilizando la red de fabricación de Bayer. Es posible que el primer producto comercial de esta expansión ya esté disponible a finales de este año”, avanzó en un comunicado la empresa.

La empresa Fareva Pau también fue elegida para sumar dosis de la vacuna Curevac. El sitio ubicado en Idron, en los Pirineos Atlánticos, puede comenzar la producción de la vacuna CureVac “en mayo”, sujeto a su autorización de comercialización. También, mientras desarrolla una candidata propia, la enorme GSK ayudará este año con la producción del producto CureVac

Se añaden dos vacunas nuevas a las ya utilizadas o en proceso de utilización. Johnson & Johnson y Novavax están siguiendo los pasos de Moderna, Pfizer-BioNTech, AztraZenaca, Sputnik V y Shinopharm. Solo el laboratorio “J & J” tiene suministros previstos que incluyen 100 millones de dosis para Estados Unidos a finales de junio, alrededor de 200 millones de dosis a la Unión Europea, con los primeros envíos en abril, y alrededor de 200 millones de dosis a países en desarrollo. Todas proyecciones que deberán confirmarse luego de la autorización.

Sputnik V, producida fuera de Rusia

Rusia aumentará la producción de su vacuna Sputnik V en el extranjero, dijo Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, un día después de que la revista científica The Lancet reconociera su efectividad. La candidata había sido cuestionada por falta de transparencia en información sobre su eficacia.

En lugar de exportar, Moscú quiere desarrollar asociaciones de producción. Por el momento, Kazajstán, India, Corea del Sur y Brasil están alistadas para esta fabricación. La idea del Instituto Gamaleya es sumar 1000 millones de dosis este ano.

Además de un apoyo anticipado de Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron reveló cierta oportunidad en Europa para el “golpe ruso”. “Hace varias semanas tomé la iniciativa de enviar una misión científica a Rusia para discutir con los equipos” y “los intercambios fueron bastante positivos” , indicó el inquilino del Palacio de los Eliseos.

Equidad inmunitaria

La plataforma internacional COVAX, montada para garantizar que todos los países reciban una vacuna al mismo tiempo independientemente de su nivel de ingresos, comenzará los envíos de ampollas a finales de febrero o mas tardar inicio de marzo. El objetivo de 2.000 millones de vacunas contra la covid-19 comienza a hacerse realidad.

Las autoridades de las organizaciones que gestionan COVAX ―OMS, Unicef, y la Alianza para las Vacunas (GAVI)―, una iniciativa de países ricos y pobres para reunir voluntades para que todos tengan una vacuna, han anunciado que se suministrarán 337 millones a 140 países durante el primer semestre de 2021.

Esta primera distribución, permitirá alcanzar el 3,3% de la población de los países en la lista de receptores, un dato por encima de su objetivo inicial de inmunizar al 3%. El primer objetivo es proteger a los grupos más vulnerables, como los trabajadores de la salud.

Segun la plataforma, 88 las obtendrán a bajo precio a través del Compromiso de Mercado Anticipado Covax (AMC, por sus siglas en inglés), un fondo proveniente de la ayuda oficial al desarrollo de los donantes, así como contribuciones del sector privado y la filantropía para garantizar costos al alcance de los países con pocos recursos.

Objetivo 2021

Las autoridades sanitarias de la OMS esperan que alrededor de 2.000 millones de personas puedan ser inyectadas en 2021, lo que permitiría lograr una inmunidad suficiente para salir de los esquemas de restricciones actuales.

Desde el punto de vista del dinero que está en juego, los fabricantes esperan una facturación de más de 38.000 millones de dólares. Los últimos anuncios, según las proyecciones actuales, podrían cubrir las expectativas. Sin embargo, las variantes del virus, si bien no podrían hacer fracasar la estrategia de inmunidad, si pueden demorar más los plazos.

Hay que sumar cientos de pequeños laboratorios, como Osivax, Phylex o eTheRNa, que con planteos innovadores también están en carrera. No obstante, para las ideas mas revolucionarias, el almanaque se prolonga al 2022.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *