Mié. Jul 28th, 2021

En una clínica de Kirguistán tuvieron que desechar cerca de 1.000 dosis de vacunas contra el coronavirus luego de que un empleado supuestamente desconectara la nevera donde éstas se encontraban para «cargar su teléfono».

Casi mil vacunas Sputnik V contra el covid-19 fueron tiradas de un centro médico de Kirguistán, tras desenchufarse el refrigerador que las almacenaba y preservaba, aseguraron las autoridades.

Los fármacos, que ahora son completamente inservibles, formaban parte de las 20.000 dosis que Rusia entregó como ayuda humanitaria a esta nación.

Cabe mencionar que, la campaña de vacunación en la región comenzó en marzo y las vacunas rusas son preferidas por encima de las chinas.

Si bien el incidente ocurrió y se registró en marzo en una clínica pública de Biskek, no se hizo público sino hasta esta semana, lo que causó molestias y críticas entre las autoridades.

Alimkadyr Beyshenaliyev, ministro de sanidad del país, señaló que el responsable de lo ocurrido pudo haber sido un trabajador de mantenimiento, quien se cree, desconectó el refrigerador para enchufar su teléfono y cargarlo.

«Si la culpa es de uno de los empleados, de la señora de la limpieza o de otra persona, la clínica tendrá que responder económicamente», dijo a los periodistas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *