Jue. Oct 21st, 2021

Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo.
— Romanos 15:13

Todos necesitamos tener esperanza. Aun los que dicen ser ateos o agnósticos necesitan tener alguna «expectativa» en la vida para poder avanzar en sus caminos. Por otro lado, la pérdida de la esperanza causa aflicción pues niega cualquier vislumbre de mejoría o de aliento para el futuro. Pero sea cual sea tu problema hoy – depresión, desempleo, enfermedades, divorcio o hasta la falta de esperanza general en la vida – hoy puedes recibir ánimo para creer que en Cristo hay esperanza.

La Biblia ofrece esperanza a los hijos de Dios desde una perspectiva doble. Primero, una futura, vinculada a la vida eterna con Dios, sin dolor, tristeza ni lloro, libres del pecado y de la muerte. Segundo, otra disponible ahora mismo, al recibir la nueva vida abundante por medio de la fe en Jesucristo. La presencia del Espíritu Santo da al creyente esa esperanza plena que lo llena de paz, consuelo, alegría y alivio para vencer las aflicciones de esta vida. Por eso, a pesar de las dificultades, agárrate al Dios de la esperanza y confía en él.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *